Por la situación provocada por la pandemia del coronavirus

 

El día de la festividad de San Isidro, patrón del campo y la agricultura, Alba Reta, hija de Miguel Reta, el ganadero que está recuperando la Casta Navarra con mucho sacrificio, escribió una carta al Gobierno de Navarra. En ella, explica la situación dramática de los ganaderos de su mundo rural y pide con grandes argumentos y máxima coherencia la ayuda para esos ganaderos.  Esta es la carta íntegra:

15/05/2020*

 

Hoy es el día de San Isidro Labrador/San Isidro Eguna, patrón de los agricultores y ganaderos.

Sé que no me va a leer, pero era de mi necesidad tener que escribirle.

Soy una chica de 24 años de Navarra. Vengo de una familia humilde y trabajadora. Vivimos en un pueblo muy (muy) pequeño, donde todos coexistimos gracias a la agricultura y ganadería local (y a la panadera que viene a las mañanas con su furgoneta). Intentamos en la mayor medida posible ser totalmente sostenibles, respetuosos con el medio ambiente (ya que vivimos gracias a él), conservar las tradiciones de la zona (nos encanta escuchar a los abuelos y aprender de ellos) y evitar por encima de todo la despoblación rural. No quiero que mi pueblo desaparezca.

Simplemente quería recordarle la GRAN y NECESARIA labor que hacemos TODOS los habitantes de los pueblos de nuestro país. Somos el sector primario, el que nunca se detiene y al que nadie lo valora. Somos el pulmón de las grandes ciudades (y no solo por ser las segundas residencias). Somos el equilibrio del ecosistema, la biodiversidad y la naturaleza. Somos el conjunto de lo tradicional y lo actual. Somos una gran cooperativa arraigada a nuestra tierra.

Sé que es un momento complicadísimo para todos, y antes de nada quería recalcar lo IMPRESCINDIBLE que es la sanidad pública.

Pero me da pena que nunca se acuerden de nosotros, del sector primario; mi padre (ganadero de reses bravas, concretamente de una casta en peligro de extinción) está pasando por su peor momento, ya que no tiene ingresos, ni ayudas y las pérdidas de la ganadería son enormes. No podemos seguir así, nuestro futuro está en peligro. Con todo lo que conlleva: trabajo de muchos años, tiempo (de toda la familia, amigos, pero especialmente de mi abuelo) y mucho dinero invertido en este proyecto familiar… No puedo evitar darle vueltas por las noches para saber cómo ayudar a mi padre, pero no sé que más puedo hacer… Vosotros (Gobierno) sois los únicos que podéis evitar todo esto, ayudaznos por favor. No quiero que una raza autóctona de nuestro país desaparezca, un legado de nuestro pasado.

Solo quiero que se acuerden de nosotros, que nos valoren, y nos ayuden de verdad a todos los sectores por igual, ya que gobernáis «para todos los ciudadanos/as» y estáis dejando a muchísimas familias derrumbarse.
No le escribo con enfado, son palabras de enorme tristeza, sabiendo que pasa el tiempo y cada vez el problema se hace más grande.

Solo pido igualdad, lo mismo que a los demás sectores. Ni más ni menos.
Gracias,

Una hija de un ganadero de reses bravas’.

Pin It on Pinterest

Compártelo con tus Amig@s